19 – De asesinar paradigmas

Publicado: 3 agosto 2011 en Letras
Etiquetas:, , , , , ,

Tan cliché como una paloma, la luz siempre será símbolo de libertad. http://www.flickr.com - Pro Zac

Publicación: domingo 1 de febrero de 2009 a las 9:17 p.m.

Tener una vida cómoda lleva al agotamiento.

Cuento con un poco menos de un salario mínimo (496.900 pesos después de la imposición del gobierno en ajustarlo en 7,61 por ciento, lo mismo que la inflación en 2008) para ahorrar y lograr los sueños que tengo escondidos. Los demás ingresos se van en gastos fijos (pues aún no tengo apartamento propio y pago servicios, mercado, etc.), ropa bonita, saliditas varias a comer y a beber.

Viajes de vez en cuando y por viajar entiendo hasta una ida a Sopó.

Nada de madrugar: me levanto a las 7 y 30, cuando el sol más o menos empieza a calentar en esta ciudad que cada vez está más cerca de los extremos.

Par de converse, jean stretch y blusita delicada para ver si por fin dejo de parecer un niño.

Camino un par de cuadras, cojo el bus completamente desocupado y con un chofer de buen gusto: alguna vez la música de Tiesto salió de los desafinados parlantes.

¿Cómoda? Esa palabra me rayó la materia gris más de una vez cuando al abrir los ojos me daba cuenta de que eran las 6 y 30 de la mañana y, aunque estaba completamente despierta, nada me motivaba a salir de la cama. Esperaba a que el celular interpretara su horrible ruido de alarma a las 7 para agarrar el aparato e ir a “despertador” y teclear 7 y 10… sonaba a esa hora y lo ponía a las 7 y 20… gritaba de nuevo y lo configuraba a las 7 y 30. Hasta ahí llegaba el juego. Esa era mi última oportunidad para poner los pies con medias en la alfombra, dirigirme al baño, hacer lo que todos hacemos al ver el nuevo día y llegar puntual al trabajo.

La incertidumbre me mata, al igual que la improvisación, los malos tratos, el irrespeto, el ambiente tenso, los gritos y los llantos. A eso me tenía que enfrentar día tras día a pesar de que el producto final era un artículo de 40, 50 ó 60 líneas, luego de escribir como producto de mi reportería.

Escribir. Lo que más he amado toda la vida, escribir, se volvió un tedio en el último año.

Ahí llega el agotamiento. Hace falta el cambio, el reto.

Pero da miedo. Da miedo dejar la zona de confort que tenemos en un trabajo con un sueldo decente, en una empresa sólida que te ofrece nuevos conocimientos.

Da miedo decir “no más” a lo que García Márquez denominó el “oficio más bello del mundo”… Valga recordar que el escritor dijo hace poco que el periodismo colombiano deja mucho que desear.

Recuerdo cuando una amiga con la que viví me dijo que su papá quería ser futbolista… de hecho, el tipo era de la selección B o juvenil (no sé categorías de fútbol) del Santa Fe. No retengo el desenlace de la historia, pudo ser tan trágico como una malformación en la rodilla o tan simple como que se dio cuenta de que del fútbol no comen muchos cristianos. Al final, le tocó estudiar economía y desempeñarse en trabajos aduaneros durante más de 20 años.

“Uno tiene que amar lo que le toca hacer”, me dijo ella, un poco resignada por la suerte de su padre.

En mis épocas rebeldes dije que no haría lo que me tocara hacer, sino lo que quisiera hacer. La pregunta, hoy, mañana y siempre es, ¿qué quiero hacer?

– ¿Lo sabes tú?
– …
– ¿Lo lograste?
– …
– ¿Lo vas a lograr?
– …

Cuando comes y vives de las cosas que pagas con tu sueldo, pues haces lo que te toca hacer.

Y así estuve un tiempo, tratando de enamorarme de esa actividad que me daba estabilidad, que me permitía cada día saber más que el anterior. Un trabajo que me dio la oportunidad de hacer las cosas mañana mejor que hoy, que me tatuó en la mente entrega, responsabilidad, eficiencia.

Pero se levanta el rojo que vive adentro y un día, sin pensarlo, dije con seguridad “no más”. Sin un futuro estable, sin saber qué hacer.

– ¿Para dónde te vas?
– Por ahora, para mi casa.
– ¿No tienes trabajo?
– No. El tiempo me dirá si fui valiente o irresponsable.

Así se mata un paradigma.

O por lo menos así lo maté yo, para empezar de 0 en lo que siempre quise hacer, pero no lo sabía.

Nunca he estado conforme.

Nunca lo estaré.

Creo que en línea con las críticas a una sociedad volátil, superflua, libre y prisionera al mismo tiempo, continuaré, a lo largo de mi vida, inmersa y viviendo al ritmo de las olas de una sociedad líquida, cuyo vaivén es cada vez más vertiginoso.

5 comentarios:

Marisol dijo…

Lary me haces una falta enorme y como tu, me gustaría un día subirme a un bus y escuchar algo de Tiesto… Enana fuiste valiente… Muchos abrazos!!!!

2 de febrero de 2009 09:11 

Pepe Caracas dijo…

Cariño que te puedo decir…
A ciencia cierta uno nunca sabe que sería de nuestras vidas si hubiésemos tomado un camino o una decisión diferente a las que ha tomado. Hay momentos en que toca seguir mas el “corazón” o lo que tú “espíritu” te hace sentir que lo que la mente o la razón te dice.
Una cosa si considero que es muy cierta, y es que la conformidad mata el espíritu. En el momento que uno llega a un estado de conformidad con su vida pues ¿ya para qué seguir?, ¿qué te mueve para seguir adelante?… la inconformidad nos invita a seguir en constaste búsqueda. Lo único que debemos aprender es a saberla manejar de forma acertada y no perdernos en una búsqueda fútil de cosas mas allá de nuestro limites o realidad particular y que solo conducen a la infelicidad.
La vida nos da vueltas inesperadas y que a veces no entendemos. Nuestra forma de ver las cosas cambia, se transforma, las cosas que antes nos gustaban ya no y viceversa, y a veces nos asombramos cuando hacemos cosas o tomamos decisiones que consideramos anti natura ante la visión que tenemos de nosotros mismos.
Muchas veces no existe claridad de lo que queremos y solo el diario devenir de la vida nos va presentando una y otra (y otra más!) cosa que nos atrapa. Como diría Scarlett Johansson en Vicky Cristina Barcelona, “I don’t know what I want. I only know what I don’t want.” Asi que desechemos lo que no queremos, lo que nos hace daño, lo que no nos gusta, y sigamos buscando y encontrando lo que sí.
Que tengas una muy buena semana en tu nuevo trabajo.
Un beso.

2 de febrero de 2009 11:22 

Trasnochos dijo…

Mariiiiiii, también me haces mucha falta. Y gracias por lo de valiente.
Jose, creo que es cierto, esas personas que saben a plenitud lo que quieren son escasas y los que logran sus sueños, más escasas aún, ¿no? ¿soy muy pesimista? ¿estoy hablando sólo por el estrato medio y bajo?
La inconfirmidad me mueve todo el tiempo y creo que eso es propio de esta generación, no creo que haya muchos jóvenes de veinti tantos que quieran ser como mi papá, que empezó a los 15 años y hoy, a sus 62, sigue en la misma empresa.
Para terminar, sin duda alguna, soy una Cristina, “at least I know what I don’t want”. El problema es que esa parte también cambia con los años…
Un besote…

5 de febrero de 2009 17:22 

Ana Cecilia dijo…

Uno tiene derecho a cambiar de sueño, pero no a traicionarse!!!

A veces hacemos cosas parecidas a las que soñamos hacer, esperando lograr ese sueño. Pero, si nunca nos acercamos a ese sueño, de verdad, es porque tenemos que replantear qué tan real es, o está propuesto, o sí aún tenemos que renunciar a algo más para lograrlo. Si las renuncias no valen la pena, entonces no hay sueño que valga.

Mucha suerte en esta nueva etapa, renunciar también es un derecho, nos acostumbramos en Colombia a decir siempre “sí”, en aras de no perder oportunidades, y al final podemos llegar a perdernos de la grandes cosas, por no desaprovechar las pequeñas oportunidades.

Ánimo!!!

22 de febrero de 2009 16:00 

Trasnochos dijo…

Ana C., precisamente por no traicionarme, renuncié. La decisión fue producto de la mezcla entre recordar que alguna vez dije que no haría lo que me tocara hacer, con el hecho que nunca me gustó el periodismo raso, el de meterle a alguien la grabadora en la boca.
Ahora estoy tranquila y con muchas expectativas, en una agencia de comunicaciones.
Veré qué escritos salen de esta nueva etapa.
Un abrazo, te veo plena y hermosa en las fotos por España…

Mucha suerte en esta nueva etapa, renunciar también es un derecho, nos acostumbramos en Colombia a decir siempre “sí”, en aras de no perder oportunidades, y al final podemos llegar a perdernos de la grandes cosas, por no desaprovechar las pequeñas oportunidades.

23 de febrero de 2009 21:42 

¿Qué opinas? Dale, exprésalo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s