20 – De abortos, embarazos y otras cosas de mujeres

Publicado: 3 agosto 2011 en Letras
Etiquetas:, , ,

Nada, ningún método, es 100% confiable ni eficaz. Por eso apoyo, de manera simultánea, la utilización del preservativo y de otro control de natalidad (hormonas, dispositivos, lo que sea).

Publicación: jueves 28 de mayo de 2009 a las 7:31 p.m.

Ante nada, todo lo que expreso en mis escritos es temporal. Por otro lado, soy mala escritora: tengo cuatro meses sin escribir, lo que corrobora, una vez más, la necesidad de una musa. El que necesita musa, no es escritor; es remedo de escritor.

Un día se me dio por hablar en voz alta acerca de dos cosas que a muchas no les gusta escuchar: mi animadversión (sí, enemistad) hacia ser mamá y el aborto.

No soy feminista porque no he leído ni la décima parte de las autoras de este movimiento y para autodenominarse así, al menos hay que tener el respeto de haberlas leído. Pero hay una cosa que ellas dicen que me ha marcado para siempre: la mujer es dueña de su cuerpo y, por ende, tiene derecho a decidir sobre él.

Hay muchas razones para abortar, pero creo que la más profunda es la de no querer ser mamá. Simplemente, hay mujeres que no tienen ese instinto maternal, que no gozan con los niños, que no tienen un deseo incontrolable de criar a un ser humano.

Claro está, y antes de que me insulten como ya lo han hecho muchas veces, no estoy diciendo que las mujeres deben tirar sin cuidarse y resolver todo interrumpiendo el embarazo. No. Así no son las cosas. Jamás diré que el aborto es un método de planificación.

Lo que sí quiero decir es que hay muchas mujeres con planes, metas, proyectos, que podrían ser tronchados por un bebé no deseado, resultado de un condón inservible, de un dispositivo o medicamento que no funcionó. Nada, ningún método, es 100% confiable ni eficaz. Por eso apoyo, de manera simultánea, la utilización del preservativo y de otro control de natalidad (hormonas, dispositivos, lo que sea).

No quiero entrar a discutir esas afirmaciones de algunos que “es asesinar a un ser humano”, “el niño no tiene la culpa”, “es una vida”. Respeto esas opiniones, pero no las comparto. Es la mujer que no quiere ser mamá la que debe estar embarazada 9 meses; es a ella a quien le cambiará la vida por completo: mientras son bebés, se acabó el dormir plácidamente, por lo menos por unos tres años; se acabó salir por las noches cuando uno quiera. Cuando crecen, la paridera por dónde están, con quiénes están, qué están haciendo y qué están metiendo. No, de verdad que no quiero eso.

Es una posición egoísta, lo sé.

Pero a mí, ser mamá, no me hará una mejor persona.

Y sé que no soy la única. Haciendo investigación me encontré con frases como “me vale huevo tener un hijo dentro de mí; yo adoptaría sin ningún problema. No quiero someterme a la tiranía del tiempo y pensar que si a los 40 años no tuve un hijo, me jodí. Pues, si me dan ganas de ser mamá a los 45, adopto y listo”. Esto me lo dijo una de las mujeres más maravillosas que he conocido y les aseguro que sus palabras son dichas con amor. Además, nada más altruista que adoptar.

Otra me dijo: “no tengo ese instinto. Tenía 15 años cuando nació mi hermano menor y sólo lo cogía para jugar con él y hacerlo reír. Apenas se cagaba o lloraba, se lo pasaba a mi hermana… ¡que tenía 9 años! Ella no sólo le cambiaba el pañal y lo mecía, sino que le hacía el tetero y lo bañaba. Para mí, mi hermanito era mi juguete con vida”.

En el otro extremo están aquellas a las que hizo referencia Andrés López en su “pelota de letras”: esas a las que cuando tenían 8 años les preguntaban “qué quieres ser cuando grande”, respondían sin pensarlo “quiero ser mamá”.

Una de esas me dijo: “Es la continuidad de la vida. Es la única manera de amar a alguien de forma incondicional, sin importar si es drogadicto, puta, ladrón. Me daría la oportunidad de enseñar, de cultivar a un ser humano. Sé que sería una buena madre”. Y yo le dije que, sin duda, lo sería.

En la mitad están otras mujeres, como una de 23 años que quedó embarazada de su novio de universidad y se sentía morir… no por lo que dijeran sus papás, ni por plata, ni nada, sólo porque no lo esperaba ni lo estaba buscando. Ella, luego de esos meses de sentirse perdida y asustada, tuvo su bebé y está feliz. Cuatro años después me cuenta: “Es lo mejor que me ha pasado en la vida. Cuando ves a tu bebé por primera vez dejas de llorar de dolor, se te olvida lo que es el parto y sigues llorando, pero de alegría, de saber que algo tan hermoso salió de ti. Claro que muchos planes se aplazaron, se cancelaron, pero no hay nada que remplace lo que siento al ser mamá”.

Están unas más arriesgadas, almas libres que quieren ser mamás después de los 35 y serlo sin estar casadas. Una de ellas, una mujer hermosa en todo sentido, me dijo convencida: “quiero ser mamá soltera. Hoy afirmo que no quiero un marido por decepciones amorosas y estoy convencida que mi relación con mi hijo o mi hija sería espectacular: sería su cómplice, lo llevaría para todos lados. Pero ahora, a mis 29 años, no quiero quedar embarazada porque, de hecho, me acaba de salir un trabajo que, entre otras cosas, tenía como requisito no ser mamá”

Hay otra clase de mamás, otra clase de mujeres, pero esta entrada no tendría final si sigo contando historias como estas.

Sin embargo, sólo puedo terminar diciendo lo siguiente: uno de los gestos más hermosos que se puede ver, es la cara de una mujer cuando le entregan a su bebé recién nacido, todavía untado de líquidos desagradables.

No sé si alguna vez tenga ese gesto en mi cara.

4 comentarios:

Carmen Rosa dijo…

Lau, confieso que no sigo como quisiera tu blog, pero de vez en cuando entro y doy pasadita, este tema definitivamente me parece oportuno y comparto completamente tu opinión al respecto, sobre el cuerpo de la mujer ha opinado el mundo masculino nunca nosotras, las leyes las han impuesto los hombres no las mujeres, y en estas sociedades tan moralistas no se puede opinar desde la fé sino desde los derechos. El cuento de hadas que nos han vendido desde niñas nos impulsa siempre a que para ser una mujer “perfecta” debes ser madre y esposa antes de los 30…. pero no hay ni siqueira hombres “perfectos”…porqué no se cuestiona a los hombres que no quieren tener hijos?? se han aislado tanto de la tarea reproductiva que sólo es cuestión de mujeres y a éstas se les impone!! Falta muuucho terreno por aprender, ya hasta se cuestiona a la Corte por la sentencia a favor del derecho de las mujeres a practicarse el aborto! Bueno, lo dejo ahí, ya esto va pareciendo otro blog jijii. Abrazos grandes y muchos recuerdos!

29 de mayo de 2009 14:40 

PILAR dijo…

De tener tantos planes en la vida, las mujeres deberían cuidarse y ser más responsables con su cuerpo, claro hay veces que siendo responsables el metodo les falla, pero de todos modos cuando uno tiene una relacion con alguien, duradera o furtiva y tiene sexo con esta persona sabe perfectamente a que se atiene en caso de fallarle las cuentas y los metodos, asi que uno no se puede excusar en los planes y embarazos no deseados para suspender un embarazo como si fuera tan facil y nadie sufriera………..si su cuerpo cambia y le toca cargar con un ser que no deseó es el precio que debe pagar por un momento de placer……….ya si sufre de alguna enfermedad y esta confirmado que la criatura heredara este mal pues imagino que se debe evaluar mejor…….en otros casos es cuestion de responsabilidad y moral.

1 de junio de 2009 11:45 

Trasnochos dijo…

Kamo, no sabes lo que me alegra leerte y saber de ti, así sea por este canal. Y no sabes lo feliz que me hace que tú, experta en temas de género, compartas mi opinión. Lo que más me gustó de lo que me escribiste fue el hecho que nadie, ningún crítico/pensador, habla del papel del hombre y la reproducción. Nadie critica eso y cuestiona lo que ellos piensan o deciden. ¡Como si tener hijos sólo fuera trabajo de la mujer!
De la Corte y la depenalización del aborto, me parece que en Colombia estamos adelantados en el tema, así sea con tres eventos muy específicos. Creo, si no estoy mal, que somos el unico país en América Latina que acepta el aborto, así sea bajo circunstancias muy claras.
Kamo, gracias por tus palabras y un abrazo!!!

2 de junio de 2009 14:03 

Trasnochos dijo…

Hola Pilar, ante nada. Respeto tu opinión.
Pero, pues, sólo puedo decirte que yo estoy casada y nos cuidamos con dos métodos, porque no deseamos hijos ahora. Quedar embarazada cuando se toman las precauciones, porque no se desea criar una criatura, puede traer consecuencias negativas para los padres y para los hijos. Mi esposo y yo somos muy responsables, pero nunca sabemos cuándo pueden fallar los métodos.
Creo que la mejor manera de traer un hijo al mundo no puede ser “pagando el precio” de una mala pasada del destino.
Hay que traer bebés al mundo cuando se tienen ganas, madurez, estabilidad emocional y económica, cuando se quiere ser madre…

2 de junio de 2009 14:08 

¿Qué opinas? Dale, exprésalo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s