De engaños virtuales que saltan a la realidad

Publicado: 5 agosto 2011 en Letras
Etiquetas:, , ,

Publicación: martes 5 de julio de 2011 a la 1:05 a.m.

Definitivamente, este blog no pudo tener mejor nombre. Son las 12:09 am y aunque tengo un miligramo de alprazolam encima, no puedo dormir.

Desde que pasó lo de mi papá me he retirado un poco del mundo virtual. No hay ánimos, ni hay tiempo y mi intolerancia a lo superfluo ha crecido. No cerré la cuenta de Facebook para hacerme la interesante, la cerré porque si la gente enloquece felicitándote por tu cumpleaños, no me quiero imaginar cómo sería mi “wall” lleno de pésames de personas que casi no trato.

Un cuatro de julio, irónicamente, pues soy bien anti-imperialista (¡ja! falso, siempre soñé con unas Ray-Ban), tuve una revelación. Me di cuenta que mucha gente insegura se defiende detrás de la pantalla de un computador para sopesar la falta de carácter. Es así como están pendientes del número de comentarios que dejan sus amigos en FB debajo del estatus, o de los “followers” que llevan en Twitter, o de la cantidad de visitas en el blog… y claro, también tienen el ojo puesto en las estadísticas de otras redes sociales que no conozco, y que no me voy a poner a buscar en Google a esta hora para que ustedes crean que tengo mucho conocimiento al respecto. No, yo no soy falsa, yo no engaño.

Quien sepa para qué se inventó Twitter tendrá en mente que no es para poner los antojos alimentarios del día, ni para hacerse el intelectual diciendo que el lunes huele a papaya (o sea, a mierda) o que los dolores de cabeza son de color violeta. Tampoco son para hacerse el coqueto o la calienta huevos escribiendo mensajes semiporno, cuando tienen la espalda llena de granos o son gordas con baja autoestima, o para usar # y @ para demostrar que saben cómo utilizar la red. Pero este tipo de “tuiteros” son los más seguidos. Si hay alguien más patético que quien le da color u olor a los días, es el seguidor que le escribe que extraña sus tweets a las 11 de la noche un sábado. Y es que el mundo virtual da para todo…

Lola @Cartacho dijo (12:24 a.m.):
hola
Saruman the White dijo (12:24 a.m.):
hola, como vas?
Lola @Cartacho dijo (12:24 a.m.):
aquí, un poco trasnochada y tu?
Saruman the White dijo (12:25 a.m.):
terminando un trabajo para la u sobre Jim Jarmusch
Saruman the White dijo (12:25 a.m.):
sabes quien es?
Lola @Cartacho dijo (12:27 a.m.):
si, claro… la última peli que me vi de el aca en cine fue café y cigarrillos

Después de eso, Saruman the White no volvió a hablar. Lola se demoró dos minutos en buscar en Google (después de hacerle copy-paste al nombre, porque la madre si lo pudo escribir de memoria) y le pareció interesante ese nombre de película, me imagino que fue el primer título que vio, y pues claro, se le dio por decir que la vio en las salas de Cine Colombia en Cartagena…

Es fácil hacerse el interesante cuando no te ven la cara, cuando tienes tiempo de “googlear” cualquier cosa.

Un día en chat Lola tiene la buena suerte de encontrar un tipo que le creyó la actuación virtual. ¿Tuvieron “virtual sex”? No sé, es posible… y si fue así, fue muy bueno, porque Lola dejó de ser ella para amoldarse a ese tipo que se hacía llamar en la web “el Marlborito” (sí, con R, hay gente que no sabe que lleva esa R).

A Lola le gustaba beber, fumar marihuana, bailar salsa hasta que los pies lloraban y dormir hasta tarde porque se acostaba en la madrugada conectada. Los fines de semana le gustaba ir a la playita a seguir bebiendo porque, como dicen, para que no te dé guayabo, pues no pares de tomar.

Al Marlborito le gustaba leer, ver películas (buenas, malas y pésimas) y no bailaba porque ni siquiera podía cantar y aplaudir al son de los “pollitos dicen”. Se levantaba temprano hasta los domingos y, por supuesto, no bebía. Fumaba Marlboro rojo en ayunas.

Mucho tiempo la relación se llevó por chat (de msn, de Facebook, luego el BB, por supuesto) y Lola tuvo todo el tiempo de armar el personaje que le gustaría al Marlborito. Ella creía estar completamente enamorada de él y cometió la gran estupidez de dejar de ser ella para convertirse en ese personaje, pues la relación ya empezó a hacerse física. Entonces, poco a poco, dejó de ir a la playita los fines de semana y, por ende, dejó el alcohol, y nada de ir a Barranquilla a la Troja porque al Marlborito no le gustaba esa vaina. Claro, tampoco podía ir donde Fidel en Cartagena, pues ya eran más los días que dormían en la casa del otro que cada uno en la suya.

Así pasó el tiempo y Lola vivió esa vida que no era su vida. Empezó a ver películas piratas que le gustaban al Marlborito en el TV de 55 pulgadas, con Blue-Ray y home theater… bueno, no las veía, se las dormía mientras soñaba que estaba sudando la gota apasionada en La Troja. Ella empezó a estar más gruñona, amargada y ni ella misma sabía por qué. Un día se levantó a las tres de la madrugada, mientras su novio dormía, salió a la sala con el laptop y empezó a chatear como la hacía cuando estaba soltera. Se dio cuenta de cuánto extrañaba chatear, hablar pendejadas por Internet, actuar personajes de acuerdo a la persona con la que hablaba… y fue ahí cuando encontró un tipo cervecero que se hacía llamar “El propio Lavoe” y recordó lo bien que la pasaba bailando y bebiendo. Así, mandó al Marlborito al carajo.

A mí me gusta el mundo virtual y en el fondo, es posible que todos tengamos una inseguridad que nos permita pensar que detrás de esta pantalla, podemos ser más interesantes. Me imagino que por eso tengo un blog rosa. Es la 1:01 am, aún no tengo sueño, hoy no hay foto que compartir. Solo puedo terminar esta entrada diciendo que aún no sé qué es peor… engañarse a uno mismo o engañar a los demás en medio de este exceso de desinformación, paranoia y superficialidad del mundo virtual. Peor aún, cuando levantan el culo de la silla y siguen engañando.

PD: al loco Argüello le gustaba Jarmusch y con él me vi Coffee and Cigarettes… lo que no recuerdo es si logró que me viera Ghost Dog…

2 comentarios:

Tatrix dijo…

Me encantó la entrada… Sobre el fb es totalmente cierto, el otro día se le murió la mamá a un periodista y escribieron la información del velorio y viene una descachada y le pone “me gusta”… no se que están pensando las personas o mejor dicho no piensan.
Debo decir que mi blog es bastante deprimente, cursi y patético, pero también es mucho menos popular que el tuyo (no lo he compartido con nadie – eres la primera… espero no deprimirte).
Lo único que demuestra es que las cosas pasan poco a poco.
http://tatrix5.blogspot.com/

5 de julio de 2011 09:50 

Trasnochos dijo…

Tati, es tal lo que yo digo, la gente ya no piensa… coño, cómo van a darle “me gusta” a la info del velorio… en fin, empezaré a leer tu blog y espero vernos en septiembre!!

6 de julio de 2011 02:36 

¿Qué opinas? Dale, exprésalo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s