Del Joe

Publicado: 5 agosto 2011 en Letras
Etiquetas:, , , , ,

Publicación: miércoles 27 de julio de 2011 a las 12:01 a.m.

Como dije en Twitter hace un par de horas, “la gente que me conoce bien sabe que me gustan los negros, así que me voy a beber unas frías y luego vengo inspirada a escribir sobre el Joe”. Ya me tomé las respectivas águilas en honor a mi papá (como siempre) y he llegado a escribir.

El Joe es bello. Y solo quiero escribir para relatar los momentos (bueno, los que recuerdo) en que el Joe ha estado en mi vida.

Lo primero que viene a mi mente es La Rebelión, canción que nos recuerda que la colonia no fue una época espectacular como nos la quieren enseñar en el colegio; además, siempre ha sido la canción de mi hermanita… “oye men, no le pegue a la negra; oye, esa negra se me respeta; que aún se escucha en la verja; no, no, no, no, no, no; no le pegue a la jeva”.

Luego viene a mi memoria la canción Pa’l bailador, dado que la letra me llamó mucho la atención porque decía “tanga” pero yo, como siempre perdida, escuchaba “nalga”… creo que aún la canto así. “Tiene que apretar la nalga; tiene que mover la espalda; y la colita como zángano”.

Ya más adolescente en mi mal bailar, compartí una pieza del Joe con el hermanito de una amiga mía… el pelaíto bailaba delicioso y yo le gustaba a él. Ahora, él me gusta a mí pero está muy guapo, ya está casado y bueno, está “out of my league”. ¿La canción? Tal para cual. También entendía mal la letra, como siempre… “y ese men te tuvo a mi modo; en punto, tu obsesión, con pasión yo la medí; y ese men te tuvo a mi modo; y es que está buenísima”.

Luego viene Rey que me contó que cuando era niño cantaba “tamarindo seco se le cae en la sopa”, cuando en verdad dice “tamarindo seco se le caen las hojas; agua derramada no hay quien la recoja”. Ay, esta historia me da demasiada risa.

Ya en la universidad, una de mis compañeras, una tal Consuelo, salió en el video de Ella y tú. Se ve más linda en persona, para ser sincera. “Ella y tu mi amor me tienen loco y desesperado; ella y tu mi bien me tienen mal sin saber que hago; ella y tu mi amor me tienen loco y desesperado; ella y tu mi bien me tienen mal sin saber que hago”.

Unos semestres después, en la Norte también, Esmeral cantaba La Tortuga con Raulito. La letra de esa canción es de las más absurdas y a la vez más pegajosas del Joe; bueno, para mí. Pero la cantaba en español y en inglés. “Estaba la tortuga bajo del agua, bajo del agua, bajo del agua; haciendo sus ruidos, como cosa rara”. Y en inglés: “there was the turtle under the water, under the water, under the water; making some noises, like a weird thing”.

Estando en Bogotá mi mamá me pidió de regalo de cumpleaños el libro de Mauricio Silva Guzmán, “El centurión de la noche-Joe Arroyo, una vida cantada”. Le llegó a su casa en Cartagena el 19 de mayo, el día de su cumpleaños y se lo leyó en dos días. De ese libro saqué las imágenes que en esta entrada ven. Mañana me lo empiezo a leer.

Para mi matrimonio también apareció el Joe, de nuevo con La Rebelión. Me veo bailando en círculo con mis hermanas, la negra y Silvy, y mi tío Alfonso… bueno, ellos bailando y yo brincando como un grillo manco.

Eso me trae el recuerdo más permanente. No sé bailar. Siempre quise aprender a bailar salsa para moverme al son de todas las canciones del Joe. Es que cuando oigo su voz, aguda o grave de acuerdo a la época, de verdad que el cuerpo me empieza a saltar sin planearlo, sin querer. Ahí es cuando se dan cuenta que soy costeña. Bueno, también se dan cuenta cuando abro la jeta y hablo.

Para terminar el listado, el Joe y mi papá se fueron jóvenes, con pasiones muy claras: las mujeres, la rumba… y lo demás. Ambos empezaron desde niños: el Joe grabó su primera canción a los 14 años y mi papá empezó a trabajar en la única empresa en que se desempeñó a la misma edad. Espero que hoy estén allá bailando en una sola baldosa, con otros dos papás de unas amigas que quiero mucho: Adry y Diani (sí, en diminutivo, como si fueran porristas o uno de los personajes de los cuadernos de Norma, Peluches… canten conmigo: “nuevos cuadernos Peluches de Norma, tiernísimos”).

De algo me enteré hoy mientras hojeaba el libro de Silva: el “men” salió en La Rolling Stone. Cito: “Una piedra rodante 2004. En marzo de 2004, el Joe apareció en la portada de Rolling Stone versión Latinoamérica. Marta Orrantía, directora por entonces de la revista para la zona andina, dijo: ‘llegamos a la conclusión de que el Joe es un roquero nato. La pregunta es: ¿qué otro músico en Colombia alcanzó tal éxito, cantó su verdad de semejante manera, innovó en los ritmos, vivió a profundidad los excesos de las drogas y el alcohol, y fue ídolo a rabiar de su pueblo? La respuestra es muy fácil: ninguno más que el Joe'”.

Hay otras canciones que no tienen historia en esta entrada, pero me encantan, como En Barranquilla me quedo, Sabré olvidar y Centurión de la noche. También La noche que la cantó Don Omar y Juanes, cada uno por su lado. El man, Álvaro José Arroyo, se ganó 18 congos de oro en el Carnaval de Barranquilla y hasta dijo que la mano le olía a cobre de tanto congo que había ganado, por eso, el Carnaval se inventó un premio, llamado algo así como el Super Congo, para que dejara a otros ganar. Y ni hablar del baile… eso no se puede describir.

Termino esta entrada con la letra del Centurión de la noche, porque de verdad que no importa cuántos años pasen, no importa qué tan exitosa o perdedora sea, de verdad que el sueño y yo no somos mejores amigos… ni siquiera nos caemos bien.

Aurora, soy centurión de la noche
aurora, mírame aquí sin dormir…
No sé qué es lo que duele sin sentir
pero tengo en el alma mi sufrir
centurión de la noche me volví
mírame aquí, sin dormir.
Aurora, soy centurión de la noche
aurora, mírame aquí sin dormir…
Uy, ay, uy no dormí
uy, ay, uy no dormí
uy, ay, uy no dormí
uy no, uy no dormí
a la patica, y la peloti también
Oh, llegó el alba, el alba
y me atormentará otra vez
ay, en la ventana ver
madrugada caer, desvanecer.
Oye Juan Carlos Coronell
en Cartagena la bella…
Centurión de la noche
sí, anoche la pasé igual que ayer
en vela, en vela.
sí mamá, mademoiselle
oh, el rocío caer.
Centurión de la noche, de la noche
de la noche, sin liberar nada.
Centurión de la noche, de la noche
como lo goza la Arenosa.
Oh, llegó el alba, el alba
y me atormentará otra vez
oh, en la ventana ver
madrugada caer, desvanecer
Si mamá, mademoiselle
oh, el rocío caer.
Centurión de la noche, de la noche
de la noche, sin liberar nada.
Y comienza el amanecer
y ya viene el amanecer
el rocío humedecerá mis pupilas al alba
Centurión de la noche.
sí, mamá, mademoiselle
oh, el rocío caer.

Soy cartagenera pero nací en Barranquilla. De Barranquilla me gusta que la ciudad y su gente acogieron al Joe… y allá murió, allá lo enterrarán. En fin, allá se quedó.

(HOY, 12 DE SEPTIEMBRE DE 2012, UN AMIGO DE LA UNIVERSIDAD PUBLICÓ ESTE VIDEO, DONDE CANTA, CON TODO ORGULLO, LAS VERSIONES EN INGLÉS DE TAMARINDO SECO Y LA TORTUGA, ANÉCDOTA CONTADA EN ESTA ENTRADA DEL BLOG. PUEDEN VERLO AQUÍ)

4 comentarios:

Anónimo dijo…

Jajaj! me encantó. Pa q veas que sí leo tus blogs. Creo que todos crecimos escuchando al Joe, de los discos que tenían nuestros papás(o long plays como quieran llamarlos). Me pasa como tú, entendía nalga en el pasito tun tún, y muchas cosas más raras en otras canciones…pero bueno, ahí se tararea. Luego de la época de la infacnia, lo hicimos propio, en nuestras fiestas. La verdad no soy parrandera, y acá en tierra cachaca es que he sacado mi gusto por las parrandas privadas, jajaj, en la casa. Pero salen buenas, o no? Y no falta “En Barranquilla me quedo”, que gritamos a todo timbal, no sé si sea la edad (=o), o qué, pero da algo cuando la escuchamos, o no?? Bueno, sí es seguro que tu papá está en el cielo, o en el más allá, o como quieran llamarlo, asotando baldosa con el Joe. Mira qeu privilegio! encontrarse en este lugar, no lugar (como lo diría Pamela). Katy Castro.

27 de julio de 2011 09:54 

Anónimo dijo…

mi lary…
me he reido demasiado, de hecho me dio la bobera (tan perticular en mi) con el cuento de Rey y es que lo escribo y me sigo riendo…divino ese cuento!
la verdad es que soy más feliz pensando que nuestros papás estan tirando pase a lo loco porque les llego el joe! y que delicia como me imagino esa rumba…
gracias por tus comments en tus articulos, por escribir y sacarme estas risas!!!
yo también te quiero montones y ese Adri es el que es…donde pusieras Adriana te pegaba!😀

27 de julio de 2011 14:18 

Anónimo dijo…

hola lau:
buena historia…
saludos…

28 de julio de 2011 17:06 

Trasnochos dijo…

Katy: uno lo que hace es tararear las canciones del Joe, como la persona que no habla inglés cantando una canción en ese idioma. Y claro, donde sea que esté mi papá, te aseguro que está con el Joe bailando en una baldosa…

Adri: ¿cómo se te ocurre que te voy a poner “adriana”? Se me va la madre donde haga eso. La idea mía al escribir es sacar al menos una risa… cuando el tema me lo permite.

Anónimo: qué bueno que te haya gustado la historia.

A l@s tres, gracias por leerme y comentarme… uno cuando escribe lo hace queriendo ser leído.

28 de julio de 2011 17:34 

comentarios
  1. duperret dice:

    Hace unos días un lector escribió en “el buzón del lector” de El Universal de Cartagena lo siguiente:
    “Se murió el músico que se preocupó por tener presente la música tropical de nuestra costa querida. Se fue y me da la impresión que de ahora en adelante el vallenato acabará con los últimos suspiros del porro, la cumbia, la gaita, el merecumbé y los otros ritmos diferentes a los derivados del acordeón. Duele mucho que no se entierre en Cartagena, pero el ya había escogido su lugar de vida y muerte. Y lo hizo a través de su trabajo “En Barranquilla me quedo”. Parece que su tierra lo hubiera echado o que él se hubiera resentido de su terruño. Nunca sabremos a ciencia cierta el por qué de su escogencia. ¡Paz en su tumba.!”

    Mi mamá, atacada, me dijo que le respondiera lo siguiente (lo dejo por si alguno de ustedes piensa lo mismo):
    “El Joe jamás ha resentido de su terruño; por el contrario, fue su terruño, Cartagena, la que le dio la espalda. Solo por hacer memoria le cuento porqué el Centurión eligió a Barranquilla como su lugar de vida y muerte. En la década de los 80, cuando el Joe, cuando pisó fondo, él estuvo en el Hospital Universitario (público), donde el doctor que le atendió le dijo que le regalaba sus servicios, pero que al hospital sí había que pagarle. Para tal fin, dado que el Joe no tenía con qué pagar, se le ocurrió hacer un concierto en Cartagena estando en silla de ruedas y convaleciente para recaudar fondos y pagar la deuda al hospital. A este concierto no fue NADIE. ¿Qué pasó? El “nene”, su amigo de siempre, se lo llevó a Barranquilla, en silla de ruedas, e hicieron el mismo concierto y, ¡oh, sorpresa!, el estadio estuvo a reventar. El Joe pudo pagar la deuda al Hospital Universitario y quedó recluido en una clínica privada… de allí, en Barranquilla se quedó.
    ¿Qué hizo Cartagena aparte de parirlo? Darlo por muerto varias veces, sin atenciones especiales a ese músico que no debemos juzgarle su vida, solo apreciar su buena música, porque el “men” es un genio a la par de grandes internacionales como Celia Cruz y Héctor Lavoe.
    ¿Qué hizo Barranquilla? Le dio 18 Congos de Oro y se inventó el Super Congo para declararlo fuera de concurso, porque no dejaba ganar a más nadie, porque simplemente es el mejor, único en su género.
    ¿Qué más hizo Barranquilla? Al Joe lo metieron en la cárcel injustamente y fue La Arenosa quien lo sacó sin pedirle nada a cambio, solo que siguiera cantando.
    ¿Qué más hizo Cartagena? Vino el Joe a cantar en un desfile en traje de baño del Reinado Nacional de la Belleza y nuestra gente, los cartageneros, más ausentes que el disco del Centurión.
    Las cosas se hacen en vida… ¿de qué sirve que ahora Cartagena quiera hacerle tributos en el Barrio Nariño, o quiera construir una estatua de bronce para él? No sirve de nada.
    En vida, hermano, en vida… por eso el Joe, en Barranquilla se queda”.

  2. Diani dice:

    Excelente Lau, me rei montones!
    Se me vino a la mente muchas anecdotas compartidas en “El Pueblito-Uninorte” ,donde ademas de tu especial cualidad arritmica, gozabamos como facilmente podias masacrar canciones con tu pecualiares interpretaciones y aun asi nunca descubrimos “donde es que vive el condo mi vida, donde es que es?” Jajaja.
    Diani S.

  3. duperret dice:

    ¡Qué bueno que te rieras, Diani! De verdad, yo creo que la naturaleza ha sido injusta conmigo: no me deja bailar, no me deja cantar y no me deja ni entender las letras de las canciones. Mejor dicho, estoy jodida, jajajaja

  4. juliana dice:

    guauuuuuuu el joe tiene una canciones hermosas

  5. yulieth dice:

    la cancion mas hermosa es tamarindo seco aunque tienes muchas mas hermosas

¿Qué opinas? Dale, exprésalo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s