Tampoco den rejo; la Sub-20 jugó bien

Publicado: 13 agosto 2011 en Letras
Etiquetas:, , ,

Bien, pelaos, bien. Crédito: http://www.elcolombiano.com

Mi hermanita de 13 años me manda por BB un mensajito que dice: “no siempre se gana; pero tampoco se pierde siempre”. Le dije: “ganamos 4 partidos antes de perder el primero”. No me habló más.

A mi me arde que Colombia pierda, pero no me pongo a decir “juega como nunca y pierde como siempre”, “qué decepción mi selección”, “el que no los hace, los ve hacer”. Creo que a muchos, la selección (mayores o sub) nos da alegrías, nos pone a gritar, reír, saltar… y madrear. Claro, también nos pone a beber y a pasar un buen rato. Hay otros que ven fútbol para criticar y picarnos la lengua a los hinchas incondicionales (apasionados e irracionales, también). Peor aún, hay gente que ni se ve los partidos y son los que más dicen este tipo de frasecitas jartas. Sí, soy “full ardida”.

La verdad es que, más allá del ardimiento, yo me gozo todo de la tricolor: verlos jugar, ganar… perder. Me veo los partidos por Caracol, porque por más gritón que sea el Cantante del Gol, lo prefiero ante el somnífero que resulta ser la narración de RCN. Por ejemplo hoy, en el partido contra México, comentarios como “me huele a gol de Colombia” y “falta y con tarjetica, papa”, que dijeron  en Caracol, me hacen reír bastante.

Y hablando de hoy en particular, ¡nunca había visto que desde la tribuna algún necio se pusiera a ponerle un láser en el ojo al arquero contrario! Ah, qué bacanas las vainas de mi pueblo colombiano. Digo “pueblo colombiano” porque fue en Bogotá.

El primer gol de los mexicanos llegó cuando Colombia tenía 9 tiros al arco y aquellos solo 1, por penalti. Y Colombia se desordenó, se desesperó y desperdició muchas opciones de gol. Luego a punta de faltas México se puso a parar el partido, mientras los colombianitos tenían mil opciones que veían frustradas y ponían cara de constipación depresiva.

Vino un golecito nuestro: una bola con fuerza que se le metió entre las piernas al arquero mexicano en el segundo tiempo, mientras él se volteaba y veía con una impotencia infinita cómo el balón traspasaba lentamente la línea de la portería. Empate: suspiro. No duró mucho, luego Franco dudó, mandó la esférica (risa en voz alta, siempre me burlo de esa palabra) a la raya del fondo en vez de la lateral, tiro de esquina y llegó el 2-1 en en contra nuestra.

Otra frase espectacular para reírme en medio de mi rabia: “me tomo una agüita aromática pa’l agite del corazón”, dijo Hernández Bonet, que ahora luce un labio calvo.

La intranquilidad mató a los pelaos y la defensa es inexistente, tanto en la Sub20 como en la mayores. Llegó el tercer gol, una anotación que ni el mismo arquero Bonilla se explica cómo sucedió.

Me ardí, y por primera vez en la vida no esperé a que el árbitro diera la pitada final en un partido de mi amada Colombia y apagué el televisor. Me ardí más y dije que en Barranquilla no nos hubieran eliminado. El ardimiento llegó a su punto álgido y me tocó venir a escribir.

Los muchachos jugaron bien y lo que les queda es tiempo.

Me quedan recuerdos divertidos, como Melbi diciendo que James “estaba enterito”, por no decir, enfrente de su marido, que el cucuteño está bueno.

Y bueno, para cerrar la entrada, Diani me mandó por BB la siguiente cadena: “Nueva Ley 2265 de 2011. Prohibido el consumo de tequila y contratación de mariachis en Colombia”.

Espero las eliminatorias.

¿Qué opinas? Dale, exprésalo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s