Me hubiera gustado que Camilo Jiménez me diera clase.

Publicado: 9 diciembre 2011 en Letras
Etiquetas:, , , , , ,

Foto de Camilo Jiménez en el perfil de su blog El ojo en la paja

 

Y no crean que esto significa que no admiro a varios (¿pocos?) de mis profesores de la Universidad del Norte, de la cual me gradué hace casi 7 años. Pero me hubiera gustado tener a una persona que fuera tan coherente al momento de darle título a su cátedra y el método utilizado:

“El curso se llama Evaluación de Textos de No Ficción y pertenece a la línea de Producción Editorial y Multimedial de la carrera de Comunicación Social de la Universidad Javeriana. En cuanto a lecturas, siempre propuse piezas ejemplares en los géneros más notorios de la no ficción: crónica, perfil, ensayo, memorias y testimonios. A partir de clásicos nacionales y extranjeros, los estudiantes componían escritos como los que debe elaborar un editor durante su ejercicio profesional. Primero, un resumen… Una vez que la mayoría hubiera conseguido un resumen pertinente y económico, pasábamos a escritos más complejos: notas de prensa y contracubiertas, para terminar con un informe editorial o una reseña”. (Tomado de la entrada ¿Por qué dejo mi cátedra en la universidad? del profesor de la Universidad Javeriana, Camilo Jiménez, en su blog , publicada hoy en Eltiempo.com; en el link del diario pueden leer los comentarios que los foristas han dejado).

En ese escrito, Jiménez cuenta por qué deja la cátedra: sus estudiantes no saben escribir un párrafo. Dice que no siempre fue así, sino que en los últimos 3 o 4 semestres la apatía es infinita, al igual que la mediocridad. Habla también de sus posibles debilidades, como no hacer uso de las nuevas tecnologías para enseñar, y preferir que sus alumnos lean “A sangre fría” en vez de ver la película Capote.

Me dolió leer su último párrafo porque yo, como escritora wannabe, amante de los idiomas, apasionada del libro en formato papel (sin satanizar al Kindle y sus semejantes) y, tal vez, profesora de literatura cobarde, deseo que los jóvenes sepan exponer sus ideas por escrito de forma coherente y con buena ortografía.

“Dejo la cátedra porque no me pude comunicar con los nativos digitales. No entiendo sus nuevos intereses, no encontré la manera de mostrarles lo que considero esencial en este hermoso oficio de la edición. Quizá la lectura sea ahora salir al mar de Internet a pescar fragmentos, citas y vínculos. Y en consecuencia, la escritura esté mudando a esas frases sueltas, grises, sin vida, siempre con errores. Por eso, los nuevos párrafos que se están escribiendo parecen zombis”, escribe Jiménez en su blog El ojo en la paja.

Sin duda alguna ahora se lee distinto, de hecho, estoy a más de 8.000 kilómetros de distancia de Bogotá y, gracias a un link de Oriana Torres (@oriana_babson13) en Facebook, leí la nota en el online de El Tiempo, luego le escribí a mi hermana (@_Ferunand) que fue alumna de Jiménez, quien me dio una grata descripción del profesor (pueden leerla al final), lo que me inspiró a escribir esta entrada en un frío cuarto de Montreal, entrada que terminarán leyendo, en su mayoría, colombianos.

El asunto va más allá del mundo digital, de sus ventajas y defectos. Quizás, la mayoría de los jóvenes no se esmeran por dar lo mejor de sí, por hacer las cosas bien, por buscar varias fuentes, por levantar el culo de su silla de rueditas (o de la cama, si tienen portátil) y ver más allá de la pantalla de un computador. No tienen curiosidad. Tienen flojera mental. No tienen grabado en la mente que “el trabajo hay que hacerlo, y hay que hacerlo bien; si no, mejor no lo hagas”.

Este fenómeno, creo (y hago énfasis en el “creer” porque no tengo certeza de nada en esta vida) que inicia con la mente, muchas veces en blanco, de los estudiantes, y se complementa con el desempeño de los docentes de colegio hasta los catedráticos de universidad. Es una responsabilidad compartida. Hay profesores que lo son “porque les tocó”, no porque tengan verdadera vocación de enseñar ni de ser parte de un proceso de crecimiento en los alumnos. De hecho, varias veces, les dije cosas similares y por eso tenía “mala fama” entre ellos. Y no es que yo fuera así de pedante porque “el mundo me hizo así”.

Estos profesores no exigen, no escuchan, no dialogan. Son los profesores que en mi época llenaban el tablero con resúmenes polvorientos en tiza, sin oportunidad de debatir ni discutir, o ponían cualquier canción o película para perder el tiempo y encubrir la nula preparación de su clase. En la actualidad, son los que dedican unos minutos en su casa a hacer una PPT llenas de colores y efectos baratos y las leen como robots, o publican las tareas en su Facebook. Todo esto me trae a la memoria 3 historias que les quiero contar; 2 muestran mediocridad, otra muestra verdadera vocación de profesor. Esas 3 historias las publico mañana.

Vuelvo al asunto del mundo digital, de leer/saber distinto. Hay docentes que se han “modernizado”, que utilizan las herramientas tecnológicas para hacer la clase “más amena”, que tienen a sus alumnos en Facebook y Twitter (MySpace pasó de moda en Colombia) y algunos, incluso, hasta en BBM. Yo no critico eso, de hecho, creo que si yo fuera profesora, sería así. El problema que veo es que los estudiantes de ahora, al parecer, no saben dividir su tiempo entre lo trascendental y lo superfluo. En el colegio yo montaba bicicleta, patinaba, salía con mis amigos, pero también leía y la mayoría de las veces hacía mis tareas. En la universidad me emborrachaba, me quedaba a dormir donde mis amigas y siempre hacía mis tareas.

En pleno 2010-2011-2012, ¿cómo hacen los jóvenes? No sé, ya voy a cumplir los 30 y la brecha es amplia. Pero siento que todo gira en torno a las redes sociales, a los followers y a los amigos, a Wikipedia (ni siquiera saben utilizar bases de datos que igual están en la red). No satanizo Internet ni la tecnología, simplemente creo que en un mundo cada vez más inmediato, donde las cosas se consiguen con la mitad del esfuerzo en la mitad del tiempo, el “meimportaunculismo” impera y se convierte en el rey de esta década.

Me importa un culo la nota del parcial.
Me importa un culo pasar la materia.
Me importa un culo si esta es mi tercera carrera… fallida.
Me importa un culo si llego tarde a clase y el profesor me deja por fuera.
Me importa un culo hacer todo a última hora… y hacerlo incompleto.
Ah, esto puede durar por horas…

Claro, no todos son así. El cáncer lo tiene cada quien por dentro. No es cuestión de culpar a terceros.

@_Ferunand, en un correo en el que le pregunto si Camilo Jiménez fue su profesor, responde (recuerden que es un correo escrito con rapidez de manos de una costeña; no le cambié nada):

Sí, te acuerdas que yo lo amaba? La gente lo critica. Yo me enteré de eso (de su renuncia) porque leí el blog y estoy completamente de acuerdo con él. Supongo que la gente quiere ser profesor para enseñar y que los alumnos aprendan, pero es que en serio la gente de comunicación (refiriéndose a la carrera en la Javeriana) es triste. Mi grupo fue la verga, a la gente le fue muy bien, yo saqué 4,7 en la final y hasta me regaló la revista 100 de El Malpensante. Él estaba feliz, pasaba riéndose todo el día con nosotros.

Los estudiantes cada vez están más mediocres y son más brutos.

Yo lo entiendo. Otro súper profesor mío, Richard Tamayo, también renunció a pregrado porque estaba mamado de que nosotros, los estudiantes de editorial, no hiciéramos NADA, al graduarnos, con lo que él nos enseñaba. Que se había cansado de dar todo de sí para que uno fuera mediocre y no querer hacer nada para salir de la comfort zone.

La gente que le gusta ser profesor supongo que quiere ver algo en sus estudiantes, no? Se frustran, entonces para qué seguir enseñando?.

Yo lo amo y no lo critico.

La gente dice “ay, si me hubiera fijado en los profesores mediocres, hubiera renunciado a estudiar hace rato”. Una güevonada, no? Uno desafortunadamente tiene que mamarse a los profesores mediocres, pero casi siempre son pocos. Pero un profesor está haciendo eso porque le gusta, es SU TRABAJO y así como mucha gente renuncia porque estaba mamado porque no le gustaba o por el jefe o por el ambiente, bla bla, es igual de respetable que él renuncie porque a sus estudiantes les vale mondá lo que él tiene por enseñarles, porque están metidos en otra onda, porque son imbéciles y no tienen ni idea de nada. Se creen la verga siendo imbéciles, no sé en que consiste eso. A él le debe doler eso, que a ellos NO les interesa lo que él les habla cada vez que se para al frente del tablero, y por eso es que son mediocres, no dan de sí porque no les importa!

Eso es lo que creo que la gente no entiende cuando lo critican.

Además, no fueron solo 5 los que no pudieron con el dichoso párrafo, fue TODO el salón y solo 4 pudieron hacer algo de provecho. Eso no frustra? Claro que frustra y más cuando a un profesor le gusta lo que hace, como a él. A él SI le importa.

comentarios
  1. José Salazar Ibáñez dice:

    Hola.Soy de Barranquilla. Y esta es la carta que envié al TIEMPO en respuesta a la Carta que envió la estudiante de la Javeriana la semana anterior. Que la disfruten.

    Quote….

    Victoria, Hola Soy Jose.

    No nos conocemos, pero te escribo porque leí tu carta enviada como respuesta al profesor. Muy diplomáticamente quisiera comentarte otro punto de vista. El de un estudiante que sintió lo mismo que el profesor.

    En tu carta se ve claramente que estás ofendida porque sientes que el profesor insultó a los estudiantes. En cambio yo, como estudiante (graduado en 2010), nunca me sentí ofendido al leer dicha carta, ya que lo que hizo fue encender un debate muy interesante, el cual es algo que ya se venía notando desde hace rato en el ambiente educativo a nivel Colombiano y en otros países. Es esa falta de interés, de curiosidad y responsabilidad para con la sociedad por parte de los estudiantes, futura generación de empresarios de Colombia y del mundo, la que está matando silenciosamente el proceso de APRENDIZAJE. Además, lo que hizo el profesor fue encender un debate que podría caber a nivel mundial, ya que esto no sucede solo en Colombia.

    Yo tengo 28 años, con 2 Carreras universitarias, una en Europa y la segunda en Bogotá, + 4 años de experiencia laboral y digamos que puedo participar en este debate, porque parece que se convirtiera en discusión entre 2; tratemos más bien de abrir un debate a nivel nacional visto desde diferentes puntos de vista.

    Porque creo en Colombia, actualmente soy empresario y estoy creando empresas que quiero hagan parte del crecimiento de nuestro país. Cuando vine a Bogotá a mi segunda carrera en el 2009, también sentí en carne propia lo que el profesor sintió y ojo, yo en la posición de estudiante. Por eso me alegró mucho haber visto la carta de su renuncia en los medios, ya que finalmente había alguien en el país, lo suficientemente experimentado y profesional que tocara el tema abiertamente y públicamente. Es hora de que todos comencemos a analizar y reflexionar profundamente lo que va más allá de las críticas destructivas.

    Cuando tenía 26 años, hace 2 años, entré a la Tadeo porque me validaron todo lo que había hecho en Europa, en los Andes y la Javeriana con todo y contactos, la atención y el interés en recibir a alguien por Transferencia Externa dejaron mucho que desear. Cuando entré a la Tadeo donde la bienvenida fue muy cálida, me gustó mucho entrar de nuevo al ambiente universitario ya con experiencia sobre mis hombros, tanto en vida profesional como personal, lo suficiente para querer mover cielo y tierra en la Universidad y aprovechar esa segunda oportunidad de seguir estudiando!

    Resulta que debido al empuje con el que entré, siempre quise ser líder en todas las clases, siempre quise retarme a mí mismo y a los demás, con el fin de aplicar ese modelo Europeo de compañerismo competitivo, en donde la COMPETENCIA SANA dominaba el ambiente y todos buscábamos superarnos los unos a los otros, pero en donde siempre la amistad y el compañerismo predominan. Cada vez que uno se esfuerza el doble, siempre hay alguien que se esforzó el triple, y cuando uno se esfuerza el triple para llegar a competir con ese alguien, esa persona resulta que se esforzó hasta 4 veces más, pero de todas maneras sigue siendo una persona que algún día será tu mejor amig@, compañer@ de trabajo o jef@. Es por eso, que en países desarrollados todos luchan por un bien común, y todos son buenos en lo que hacen. Porque todos se esfuerzan sin parar y siempre hay un nivel de competencia respetable y admirable, sin importar si estudian ser Limpia vidrios o Relaciones Internacionales.

    Pero, en Colombia es todo lo contrario; Cuando la gente se daba cuenta que yo me esforzaba por hacer las cosas bien, por crear competencia sana entre todos con el único objetivo de que todos estemos a la altura profesional y personal competitiva internacionalmente, sucedía lo contrario. Varias veces en la U, los mismos estudiantes inventaron rumores y crearon mala reputación de mi persona, ya que lo único en que se esforzaba la gente era en no dejar despegar a la competencia, la cual siempre es vista como AMENAZA y no como OPORTUNIDAD. En vez de esforzarse y buscar ser siempre mejor que el otro, la solución para la competencia siempre fue hundir a la persona tanto a nivel profesional como personal. Ojo, que con esto no quiero decir que todos somos así.

    Una de mis anécdotas en la Universidad fue cuando yo, con 26 años, en 9º semestre, renuncié a una clase en público, en medio de un parcial, debido a la falta de interés, empuje y ganas del grupo de trabajo del que hacía parte, en querer siempre ser los mejores y superarnos a nosotros mismos. Bastaba entregar cualquier cosa en los cortes porque igual era una materia más. No se daban cuenta de la cantidad de conocimiento y experiencia que compartía con nosotros el profesor, y además, nunca vieron las oportunidades que se podrían presentar para el grupo a nivel profesional. Recuerdo haber expresado en público, a toda la clase, mi tristeza por no tener un ambiente competitivo sano, en donde todos nos retáramos a superar incluso a los profesores, y mi decepción por no lograr compartir con todos los colegas de clase la experiencia que traía del viejo mundo. Algo que recuerdo siempre es la expresión del profesor ese día, a quien le expresé desde un comienzo y al frente de todos que no era su culpa, sino la del mismo grupo que luego inventó rumores con el objetivo de desprestigiarme. Al profesor, le agradezco inmensamente por todos sus esfuerzos en compartir sus experiencias y conocimientos con sus estudiantes, y espero que lo siga haciendo con las mismas ganas y entusiasmo que caracterizan a todos los profesores del planeta.

    En la primera parte de tu carta, donde hablas del agua de panela y los huevitos, estás mal interpretando las cosas. El profesor nunca quiso crear diferencias sociales, y por eso nadie en los comentarios de ELTIEMPO.com se ofendió con el tema de los huevitos. El profesor Camilo lo que quiso decir es lo sorprendente que es la falta de interés por parte de los estudiantes en hacer las cosas e investigar, incluso luego de conocer medio mundo, comer tanto milo, comer más lomo y ensalada y comer más paella. A este punto tú deberías saber ya a qué me refiero 

    Está muy bien lo que tú dices, que los estudiantes van a las universidades: a aprender.

    Pero también los estudiantes con ese VAGAJE internacional, contactos, reputación, apellidos o incluso mortales como cualquier persona, deberían HACER NACER en ellos esa NECESIDAD, CURIOSIDAD y EMPRENDIMIENTO competitivos con el fin de crear nuevas oportunidades para la sociedad y el país y por qué no, deseos de dominar el mundo!

    Muy bien que uses Twitter, porque si no, ni te hubieras enterado de la carta del profesor. Pero será que solo Twitter es el único medio para estar informados? O Facebook? Todo depende de cómo utilices las herramientas tecnológicas. Una cosa es utilizar Facebook para chismosear y enterarte de lo ardidos que están los estudiantes por la carta del profesor, y otra cosa es utilizar Facebook como medio de información de la sociedad y entender cómo se mueven, cambian y evolucionan las noticias y la gente en el mundo.

    Recuerda que estamos en una sociedad Latina, en donde vale más tener un iphone no por sus capacidades, sino por su precio. Todos los iphones son iguales, pero realmente lo que los diferencia es su contenido. Cuál es el contenido de tu iphone? Información y curiosidad o chismes y jueguitos?

    A mitad del presente año, un estudio realizado por el PISA (Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes, por su sigla en inglés) liderado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y publicado por diferentes medios de información, entre ellos El tiempo, explica clara y detalladamente el por qué los estudiantes no saben utilizar las herramientas que tanto usan a diario como el FB y Twitter. En el siguiente link puedes leer un poco sobre el tema http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-10285886, aunque el que tenga esa CURIOSIDAD y GANAS de investigar más, no importa si come Paella o arroz blanco, bien lo puede hacer en internet, una herramienta valiosísima al alcance de nuestros dedos. Como atajo, el Icfes tiene un documento de 70 páginas con un resumen detallado del estudio el cual se puede descargar en línea como PDF.

    El resultado muestra que los Colombianos no sabemos buscar por internet, encontrar información útil ni qué hacer con ella. Es un resultado escalofriante, si nos damos cuenta que el promedio general fue de 499 puntos y el de Colombia alcanzó los 368 puntos. El por qué estamos como estamos lo confirmo cuando un día, a un asistente de un trabajador en mi oficina, le pregunté si usaba internet; al responderme afirmativamente mi pregunta inmediata fue ´qué cosas haces tú y tus amistades en internet´ y es muy decepcionante escuchar la temida respuesta: Facebook, Messenger y Youtube, pero solo para ver videos de música, chismosear y chatear. Es ahí en donde se pierde un talento más sin explotar, cuando una persona, así sea de altos o bajos recursos, no sabe utilizar las herramientas disponibles. Hoy en día por Facebook puedes informarte cómo funciona el mundo a través de la noticias y la vida de la gente, con Twitter puedes ver comportamientos de las personas en masa y en Youtube puedes desde aprender a cocinar, tomar clases de fraccionarios o ver ensayos y opiniones sobre algún tema de tu interés.

    Como anécdota personal, cuando estuve en clases en la universidad, muchos de los ensayos e informes que entregaba, eran ayudados por plataformas como Youtube, las cuales facilitan la vida y ahorran tiempo, en vez de leer 30 páginas del renacimiento, puedes leer 10 y complementar con un video en youtube que hable del mismo tema, tomando notas y luego confrontándolos con tus lecturas, tomas conclusiones y las escribes en un ensayo; y así lo hice varias veces con muchas materias; son un complemento que ayuda a tomar decisiones y conclusiones propias, las cuales me llevaron a muy buenos resultados.

    Estoy de acuerdo con Victoria en que la época en que vivimos permite que las personas y puntos de vista se manifiesten por medios diferentes de la palabra, los cuales considero como una bendición, porque ya estamos viviendo una revolución del mundo gracias a las redes sociales. Todos sabemos que existen blogs de arte, de música, de fotografía, de política, de diseño, y de todo lo que te imagines, pero también hay que observar el contenido de esos blogs, entre los cuales están las convocatorias y salidas en masa. Cabe resaltar el RESULTADO que se busca con las famosas convocatorias. Todos vimos como cayó el presidente de Egipto por las marchas organizadas, las cuales tuvieron un principio y un objetivo claro, y que todavía siguen en pié incluso después de lograr su objetivo principal, tumbar al presidente. En Colombia, hemos realizado marchas multitudinarias en contra de las Farc, pero cuántas realmente han logrado su objetivo? Basta solamente con desmoralizar y decirle al mundo que no queremos guerrillas? Porque los fusilamientos y secuestros continúan, con todo y marchas; A veces siento que más revolución causó en el mundo los afiches de Benetton de Chávez besando a Obama que las marchas de los Colombianos en contra de las Farc. Ojo, que con esto no quiero ofender a nadie, sobretodo porque yo también marché y apoyo la causa, es solo cuestión de preguntarnos por qué aquí no pasa nada? Es extender esa CURIOSIDAD al tema de las marchas para lograr salir con soluciones que de verdad acaben con el conflicto. Si todos nos preguntáramos POR QUÉ, seguramente ya estuviéramos mucho más avanzados en el tema.

    Con respecto a la carta enviada por el profesor la semana anterior, quisiera referirme a ella como un intento desesperado pero acertado de expresar lo que ve, siente y vive todos los días como docente Universitario y seguramente no es el único.

    A inicios de este año, recuerdo haberme encontrado con un profesor que no veía desde que me gradué del Colegio hace 12 años. Mi primera pregunta hacia el profe fue saber cómo se sigue enseñando en los colegios, tenía esa curiosidad de saber si las cosas han evolucionado y cambiado para bien. Lamentablemente su respuesta fue ´Lo mismo de siempre´, las mismas clases de naturales, de sociales, con dictados todo el tiempo, y bueno, lo que ya todos sabemos. Ahora, mi inquietud es, los profesores están adaptándose también a estos tiempo modernos en que la tecnología, las noticias, la ciencia y la CURIOSIDAD van todas de la mano?

    Sería bueno que los profesores se apropien y dominen todos los temas del mundo, de la información, ya que es bueno proyectar esa seguridad ante sus estudiantes y así llegar a convertirse en foco de ejemplo a seguir.

    Hace un tiempo, un conferencista en Europa, decidió dedicarse a desarrollar aplicaciones o APPS (para los que tomen Tropicana o Jugo en la esquina, no importa, igual saben lo que éstas son) para ser más eficiente durante sus conferencias, ya que se había cansado de tanto ver al público chatear y mirar hacia abajo con sus celulares durante sus conferencias. Este conferencista lo primero que se preguntó fue, cómo hago para adaptarme al sistema y a la tendencia de las personas de estar jorobados viendo siempre mirando hacia el celular? Es ahí cuando decidió realizar sus conferencias tan animadas, que en algunas ocasiones solo se podía participar por medio de un iphone o blackberry, y se dio cuenta que el público comenzó a interactuar más durante sus charlas, ya que las preguntas, votaciones y debates se hacían vía celular o tablet (Siempre sin importar si alguien desayunó Panettone o pan de mantequilla ese día).

    Hoy en día todos compiten por tener el mejor iphone, la mejor Tablet o el mejor portátil, pero, no sería más bacano que todos compitieran por hacer la mejor pregunta, el mejor debate y el mejor RESUMEN o INFORME, no importa si es con Ipad o con un tablet Chino? Lo que importa al final es lo que se haga con esa tecnología.

    Quisiera concluir diciendo que nadie te enseña a tomar decisiones por ti, todo hace parte de la experiencia y ganas que le pongas a cada cosa que haces en tu vida. Todo es un resultado del interés y curiosidad en saber siempre más y más. Si quieres un atajo para saber cómo logro despertar esas ganas en mí, entonces pregúntate siempre: POR QUÉ? Tal cual como lo hacías cuando estabas aprendiendo a hablar.

    José Vicente Salazar Ibáñez

    unquote….

    • duperret dice:

      Hola, José, tienes razón en muchas cosas que dices y me gustó tu respuesta a la estudiante que escribió la carta. Espero que existan estudiantes críticos y, en general, personas críticas, que sean capaces de entender que el profesor no se rindió sino que, simplemente, se cansó de la falta de curiosidad, la falta de ganas de aprender de algunos jóvenes… ¡Saludos!

¿Qué opinas? Dale, exprésalo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s