Una clase en McGill

Publicado: 8 marzo 2012 en Letras
Etiquetas:, , , ,

Ante nada, hoy publico desde mi casa. Amo internet.

Regresar a las aulas universitarias es algo que siempre he tenido en mente. He pensado en muchos programas pero, desde que tuve mi propia empresa, caí en cuenta que negociar/vender/administrar es lo mío. Sin embargo, también noté que carezco de habilidades administrativas y gerenciales.

Entonces, he estado sopesando la idea de endeudarme y cursar un MBA. Nada del otro mundo, pues ahora parece que, así como hablar inglés ya no es un “plus” sino un “must”, los MBA han caído en el mismo saco. Más aún, hacen parte de la mayoría de las firmas de los empresarios.

En fin, el cuento es que he estado asistiendo a charlas informativas en varias universidades, entre ellas, McGill. Por eso, como parte del proceso para conocer bien el programa, la universidad invitó a los potenciales estudiantes a una clase regular.

Sí, ya sé, la foto del techo. En fin; la mayoría de los estudiantes son hombres… según las estadísticas, solo 30% son mujeres. Además, solo 17% vienen de carreras relacionadas con las ciencias humanas.

Ayer fui a la clase de “Strategy in context” (estrategia en contexto), donde los alumnos expusieron el caso de BMG y su proceso para amoldarse a una época donde vender CD’s ya no es lucrativo, debido al fenómeno de bajar música por internet, ya sea pagando por ella o no.

A las 6:00 de la tarde se cerró la puerta y el profesor Elliot Lifson, vicepresidente de Peerless Clothing y presidente de Canadian Apparel Federation (CAF), se definió a sí mismo como una persona que no sabe si es un empresario jugando a ser profesor, o un profesor que está metido en los negocios y, casi de inmediato, le dio la palabra a los tres estudiantes que tenían el caso BMG, quienes expusieron en unos 25 minutos, para luego dar cabida a una ronda de preguntas que inició con una inquietud primordial: ¿qué será de las disqueras en unos 10 años?

Durante una media hora los estudiantes respondían la pregunta, hacían otras, discutían y argumentaban sus puntos de vista. El profesor solo los veía (y tomaba notas) porque, según su criterio, “la experiencia del aprendizaje se hace en el salón de clases”, es decir, sí, hay que leer en la casa ciertas cosas que él manda por correo, pero todo se discute entre todos durante las 3 horas de clase.

Luego, un descanso de 10 minutos y tomó la palabra el empresario invitado, quien después de contar de manera general su experiencia laboral, pasó a hacer ciertas preguntas sobre cómo hacer una campaña de marketing a su propia empresa (dedicada al marketing), pues sus ingresos vienen en un 50% de un solo cliente, cosa nada alentadora.  Los alumnos y los potenciales estudiantes levantaban la mano, opinaban, y si decían algo que sobresaliera, les regalaba un aparato de menos de 10 centímetros que se conecta al iPhone y amplifica el sonido. Tal como dijo él al principio, era un chantaje para que participaran, lo cual, de verdad, no era necesario, porque la clase transcurrió en un ambiente de participación extrema.

En los últimos 15 minutos, el profesor habló de estrategia, que no es más que un plan; prepararse para el futuro mediante la administración del presente. Recalcó la importancia de la ejecución, la implementación y el seguimiento, con base en las debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas (matriz DOFA), y aseguró que todo eso es más efectivo que analizar de más las circunstancias: “siempre hay cambio y hay que moverse con él en vez de sentarse a verlo”.

También dijo algo que yo me metí en la cabeza cuando trabajaba con DUPERRET: “Peerless no vende trajes, vende moda, vende una marca”. Yo siempre dije lo mismo, DUPERRET no vende ropa, vende una sensación.

Antes de terminar nos contó lo que para él puede llevar a la competitividad: precio (por favor, nunca tengamos el precio más bajo del mercado), innovación, servicio y pasión. Y para despedirnos lanzó la dualidad de la gestión:

Is it the art of management, or the science of management. It’s both.
Traducción libre: ¿Es el arte de la gestión o la ciencia de la gestión? Es ambas.

Me encantó asistir a clases. Ahora viene el rápido y angustioso camino de las aplicaciones. Ya veremos qué pasa…

En otras noticias, feliz día comercial de la mujer. Me gustó esta frase: Every day is my day… every day is YOUR day!

Y bueno, espero aparecer más seguido ya que desde hoy tengo internet desde mi casa.

comentarios
  1. Laura G dice:

    Felicidades

¿Qué opinas? Dale, exprésalo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s