Eso de perderme…

Publicado: 27 febrero 2013 en Imágenes, Letras
Etiquetas:, , , , , ,

Imagen

Cartagena es arbitraria. Me lleno de paz al solo verla… No sé a qué se le llama hogar; supongo que a ese sitio donde al llegar el corazón te late más fuerte, los labios te sonríen automáticamente, la mente se desentiende de todo y se tranquiliza. También donde sacas el cel por la ventana del carro para tomarle fotos a todo lo que viste diariamente durante más de 15 años. Pero sobre todas las cosas, donde está la gente que amas y extrañas.

 

A mí el fin de año me roba energía. No importa si estoy como empleada, o como microempresaria o estudiando. Simplemente tengo mucho por hacer y termino perdiéndome.

Estuve en Colombia en diciembre y fue como haberme tomado la lata más grande de RedBull que se pueda encontrar. Claro, lloré al despedirme de las mujeres que más amo (menos una, que se fue al colegio sin decirme ni púdrete; esa hermana menor mía es todo un personaje), pero llegué a Montreal llena de energía, con el corazón a mil, concentrada.

Descansé, me desintoxiqué (de malos pensamientos, de malos hábitos, de malas compañías) y me renové.

Estuve en Tayrona por primera vez y de verdad que es un paraíso. Fueron tres días llenos de conversaciones desentendidas con dos de los tres hombres de mi vida, bajo el sol y bajo el agua y fui feliz.

 

Olas, rocas, verde...

Olas, rocas, verde…

 

En Cartagena/Barranquilla no tuve tiempo de ver a tod@s los que quise ver. Creo que a tod@s los que viven afuera les pasa lo mismo: el tiempo simplemente no alcanza. Estuve mucho en casa. En la casa de mi mamá, porque no es mía. Hace mucho tiempo que siento que no tengo casa. Es decir, llego a donde vive mi mamá con mi hermanita y todas tienen su cuarto, su espacio. Yo soy turista y me siento ajena, pero me gusta.

Porque donde quiera que voy me llaman el extranjero.

Muy blanca para ser cartagenera.

Muy cartagenera para ser barranquillera.

Muy poco bailarina para ser latina.

Muy narizona para ser quebeca.

Fueron 20 días maravillosos pero al regresar me di cuenta de que mi familia está allá, mis raíces están allá, mi comida está allá. En conclusión, sí, mi hogar está allá; pero al llegar a Montreal, sin pensarlo, sin premeditarlo, yo solo sentí “I’m home”. Así que mi hogar está allá, pero mi “home” está acá. Y así no me siento culpable porque son dos palabras en dos idiomas distintos y listo.

 

IMG_20130112_152605

Vivo aquí, soy de allá. No quiero regresar. Pero siempre quiero moverme.

 

Llegué y no tuve tiempo ni de sentir nostalgia porque tenía una lista interminable de cosas por hacer. Y desde que llegué no he parado de estudiar. Y veo LinkedIn y veo a todos mis compañer@s de universidad y colegio de gerentes y tales. Y yo de estudiante de tiempo completo. Y yo no siento nada diferente a una alegría por ell@s… anhelando que estén haciendo lo que realmente quieren hacer.

¿Qué siento yo? Solo una sensación de libertad condicionada que me repito a mí misma que yo manejo a mi antojo. Porque a final de cuentas yo decidí estar aquí, haciendo lo que hago y viviendo lo que vivo.

A mí el fin de año y el principio de año me roban energía y me queman el cerebro. Pero lo que más me reprocho a mí misma es que al encontrar a alguien, me pierdo yo.

Ah, estoy durmiendo…

 

¿Qué opinas? Dale, exprésalo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s