Reflexiones antes de que comience el viaje


*El 16 de julio fue mi última entrada y había quedado en escribir sobre lo que la gente me había recomendado hacer y visitar en el viaje a España y Grecia… Obviamente, no lo hice. Así que aquí vamos de nuevo…
IMG-20161223-WA0000

Soy igualita a ellas…

 

Ellas son mis Lauras. Mis hermanitas de mamá y papá. Con Fernanda, “la negra”, viví en Bogotá seis años mientras ella estudiaba en la Javeriana. Con Cristina, “la chiqui”, me he conocido a través de los años en vacaciones, pues salí de la casa cuando ella apenas tenía tres años. Ellas y yo somos las Lauras de papá y con ellas empieza este paseo.

He estado tan ocupada en la oficina que ni tiempo he tenido de emocionarme porque me voy de vacaciones a España y Grecia. Ha sido el viaje más planeado de mi vida, más ahorrado de mi vida, más esperado de mi vida y no me he podido emocionar. Yo soy la que organiza el evento más grande que hace mi jefe en su localidad, el BBQ.

 

20170813_133403

Downsview Park el domingo pasado. El de la foto es mi jefe: Diputado para York Centre, Michael Levitt. De los pocos dipotados que habla y jode por lo que pasa en Venezuela. Estoy orgullosa del man.

 

Pasa el BBQ y me dije, “seguro apenas desmontes el BBQ ya te entra la ansiedad del viaje” y tampoco. Mi supervisora decidió dejar su puesto, y la contratación va a ser externa. O sea, me van a zampar a una supervisora que no conozco y muy problablemente más joven que yo. En tiempos de cambio hay crisis… y eso es lo que hay en mi oficina. Menos mal yo me adapto. Como le dije una vez a Sylliboy, mi jefe en OBM cuando me preguntó cuál era mi mayor fortaleza: “I am adaptable”. En mi muy lindo acento sofíavergaresco él entendió que yo era “adoptable”. Ha sido una montada que ha durado años.

Después del primer BBQ el año pasado me reestructuraron las funciones y el salario. O sea, se dieron cuenta que yo podía hacer más. Este año le pedí a mi jefe y a mi supervisora una evaluación. Me fue bien -obviamente-, y en vez de pedir más dinero pedí un viernes libre al mes. Me sorprendí de darme cuenta cómo han cambiado mis prioridades.

Hoy, como otros días durante el verano, decidí caminar hasta la casa después de dejar todo listo para que no me extrañen tanto en la oficina mientras estoy de vacaciones. Caminar hasta la casa me ayuda a desprenderme, a quitarme la coraza que debo ponerme para hacer lo que hago y no volverme alcohólica (¿o no volverme más alcohólica?) Me ayuda a dejar en el camino las malas sensaciones y llegar livianita a la casa lista para hablar con Marisol de cualquier cosa, menos de trabajo. Mientras caminaba, chateaba con mi mamá, la Laura mayor, la Laura más. Le decía que después de hacer online check-in por fin me emocioné… Iba caminando con una sonrisa en la cara, como con un gancho metido entre la jeta y los que me conocen saben que lo mío es la “resting bitch face”. Simplemente le dije: “Estoy feliz y quería compartirlo contigo”.

Pienso en verle las caras a esas dos de la foto y se me aguan los ojos. Así que sí, definitivamente ya me emocioné.

*PS 1: Nada que me llega la carta de Immigración Canadá invitándome a ceremonia… así que viajaré con pasaporte burgundi.

Anuncios

Un Comentario

  1. Pingback: Ibiza, la isla de las glorietas – Vacaciones 2017 Parte II | trasnochos

¿Qué opinas? Dale, exprésalo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s